Vos Sos Mi Salvador

Como todo lo que tiene que ver con vos, tu estilo, el color que le pusiste a nuestras vidas, siempre superador y especial… Yo siento que nos viniste a sacar de la mediocridad, de lo absurdo, de lo banal, nos enseñaste a entender que el mundo en general pone la mirada en cuestiones que no valen la pena. Vos, justo que mirabas para otro lado… Nos enseñaste que para “mirarse” realmente, había que sentarse y aprender… y así fue que lo hicimos y así fue que pudimos… hoy nos miramos y nos conectamos, entre nosotros, y también con nosotros mismos, con nuestro amor.

Puedo recordar que te amé desde que me enteré que venias y antes también, siempre tuve el deseo de ser mamá. Cuando te vi por primera vez supe que todo había cambiado para siempre, y esa sensación se ha ido repitiendo hasta entonces, y cómo sino, si todo cambia todo el tiempo.

Aprendizaje, eso es… esa es la dinámica de vivir. Aprender todos los días, descubrir para lo que somos buenos y para lo que no tanto y así seguir, disfrutar de lo simple y siempre acompañarnos, ahí esta el verdadero amor.

Cuando cumpliste un año, me salió escribirte, “Salvador es demasiado lindo ser tu mamá” y esas palabras tan vigentes, tanto que me vuelven cada vez que me abrazas!
Esto de ser madre es una fuente inagotable de amor y por suerte no es una bendición que me es exclusiva.

Me sale decir que tgd es, dificultad… una mas de las q puede haber en la vida, no es tragedia, y te exige paciencia, lucha, despertar, acompañar, acomodar, preparación, superación.

Con respecto al dolor que nos puede causar como padres, saber que nuestro ser amado pueda andar con dificultades y lo que eso conlleva, y si, es duro pensar que su camino puede ser más sinuoso en muchos aspectos, los nenes deberían ir a jugar y levantarse tarde, no al medico o levantarse temprano para hacer terapia o para hacerse algún estudio, las palabras deberían fluir, no tener que aprender cosa por cosa y tal vez si, o tal vez no, las puedan llegar a decir, son muchos dolorcitos que se hacen carne y no creo sinceramente que se extingan, si tal vez se pueden transformar, en vez de padecer, se puede vivenciar un hacer para mejorar, no lo se… Yo estoy probando y tal vez todo el tiempo tenga que replantear…

No estoy muy segura de nada…salvo de una cosa, yo no lloro por lo que no es, pensar en otra realidad o en otra perspectiva, seria pensar en otra persona que no es la persona de mi hijo, seria muy miserable de mi parte.

Pensá si te gustaría que tu mamá llore por vos, porque no esta contenta con tu realidad? A mi no.

Yo no lloro por como es . Lloro de emoción, cuando logra cosas, lloro de alegría por las lindas sorpresas. A lo sumo lloro porque a veces no siento ser digna de merecer tremendo hijo.
En casa tengo un pequeño grande que nos obliga a aprender. A valorar este camino que hay que recorrer, que seguramente tiene mucho de pasión, mucho de sufrir , mucho de reír, me convoca a mucha vida intensa en definitiva…

Les comparto estas palabras de una simple mujer que cada mañana que se levanta, tiene fuerza, razones para luchar, que tiene gente que la necesita y que la hace sentir importante, que piensa en gente que necesita y que la ayuda, que trabaja en cómo cuidar al otro, en cómo valorarlo, que se siente entusiasta y optimista, esperanzada y con fe, con ganas de hacer mil cosas, con ganas de abrazar a sus hijos y estar con su familia… con ganas de ser feliz y por sobre todas las cosas de que su príncipe, Salvador, sea un nene que siempre conserve la alegría.

Gracias Sandra, porque sos un ángel con rulos, con espíritu arrollador que sabe enfrentar los obstáculos en general, pero sobre todo los de la ignorancia, la soberbia, la falta de humildad, la falta de optimismo, deseo que puedas cosechar todo el amor, compromiso y dedicación que sembras día a día con nuestros hijos. Sos un apoyo fundamental para nuestra familia.

Arrow
Arrow
Slider

También te podría interesar...

Deja un comentario